Pensamiento grupal

Space Shuttle Challenger (04-04-1983).JPEG

28 de enero de 1986, 73 segundos después del despegue el transbordador espacial Challenger se desintegra en pleno vuelo. Una junta tórica de su cohete impulsor derecho falla en su función de estanqueidad, la cabina es la única parte que queda intacta, cae al océano desde 15.240m., no hay plan de emergencia en tal eventualidad y se produce el fatal desenlace.

La junta falla debido una sobrecompresión repetida durante el montaje que las bajas temperaturas agravan. La investigación posterior establece una serie de errores en cadena que llevan al eslabón final de la junta. Entre ellos, una “falta de férrea voluntad por parte de la Junta Revisora para detener el despegue”.

Este es un ejemplo tristemente célebre  de lo que en psicología se conoce como “pensamiento grupal”.

El término “pensamiento grupal”  alude a una cierta forma de pensar  que surge cuando, dentro de un grupo cohesivo, la búsqueda de consenso llega a ser tan acuciante  que hace pasar a un segundo plano la evaluación realista de líneas alternativas de acción.

Lo acuñó Janis en 1972 en su libro “victims of groupthink”, se establece como un síndrome complejo en el que intervienen diversos procesos grupales.

Un tipo de procesos son las ilusiones compartidas por los miembros del grupo en relación a la capacidad de éste para abordar los problemas a los que se enfrenta, como la “ilusión de invulnerabilidad” o la “ilusión de unanimidad”, en esta última los miembros del grupo tienen una percepción exagerada del grado de acuerdo que existe entre ellos. Tienden así a dar por supuesto que comparten  todas o casi todas las creencias y a evitar contrastar tal suposición.

Aspectos coercitivos, de estrés situacional, sobre estilos de liderazgo o de carencia de métodos de evaluación y contraste de informaciones facilitan también la aparición este tipo de situaciones.

Para neutralizar este tipo de situaciones se puede trabajar en diversas áreas:

Tomar conciencia del fenómeno.

Fomentar la participación de los diversos “stakeholders”.

Establecer una cultura de tolerancia al error.

Herramientas como análisis de riesgos y de impacto, en línea con el término anglosajón  “accountability”, la expectativa de rendición de cuentas en base a métricas vinculadas a criterios socialmente responsables.

By jmane@engitalent.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s